La cloración salina es una simple reacción de electrólisis a partir del agua de la piscina con una ligera concentración de sal común, de 4 a 6 gramos por litro, prácticamente imperceptible por el bañista en comparación con el agua de mar que alcanza los 35 gramos de sal por litro.

 

BENEFICIOS

 

PARA LA SALUD Y BIENESTAR
– Solo añadimos SAL a la piscina
– Concentración similar a la de una lágrima
– Evitamos el uso y manipulación de productos químicos
– Desaparición de las irritaciones en piel, ojos, etc…
– Eliminación del olor a cloro
– No daña ni el pelo ni la ropa de baño
– Genera un ambiente más limpio en la piscina

SEGURIDAD
– Funciona con un voltaje muy bajo inferior a 7.5V.
– No existe ningún riesgo eléctrico para los usuarios de la piscina.
– Caja IP65 para evitar la entrada de gases corrosivos, humedades, …
– No necesitamos almacenar y manipular productos corrosivos.

SOSTENIBILIDAD Y AHORRO
– Permite conservar el agua de la piscina durante un mayor periodo de tiempo con su consecuente ahorro en el coste de la factura y ayudando de esta forma a un mejor uso de la misma.
– La sal permanece en el proceso y se transforma con lo que conseguimos ahorro en la compra de productos químicos.
– Sistema respetuoso con el medio ambiente.
– Bajo consumo eléctrico de los equipos al utilizar fuentes electrónicos de última
generación.
– El 90% de los costos en productos químicos se eliminan.
– El coste del mantenimiento del equipo es mínimo.